Apocalipsis 12

 

El Apocalipsis 12:1

         Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del

         sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una

         corona de doce estrellas.

Una Mujer.- Algunos estudiosos quieren que creamos que esta es María, la madre de nuestro Señor, pero los versículos 6, 13–17 lo hacen imposible. La mujer representa el pueblo de Dios y la iglesia del Señor Jesucristo. Lo mas débil del mundo, la madre de todos los santos quienes son la esposa de Cristo.

Isaías 54:5-7, 5Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado. 6Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo. 7Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias

2 Corintios 11:2, 2Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.

Vestida del sol.-  La esposa del Señor se viste con Su gloria.

 

Isaías 60:1-4, 1Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 2Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. 3Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. 4Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos.

Isaías 60:19-20, 19El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria. 20No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna; porque Jehová te será por luz perpetua, y los días de tu luto serán acabados.

Malaquías 4:2, 2Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

Apocalipsis 21:23, 23La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

Con la luna debajo de sus pies.-  El mundo a los pies de la iglesia no sobre su cabeza, con la mente en las cosas celestiales donde su cabeza esta y no bajo la luz inferior de la luna porque Cristo estableció a Su Iglesia como la luz de este mundo.

Génesis 3:15, 15Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Mateo 5:14-16, 14Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.-  Esta representa la corona de el evangelio predicada por los 12 apóstoles que es la corona de gloria a todo creyente.

Apocalipsis 21:14, 14Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Judas 17, 17Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;

Zacarías 9:16, 16Y los salvará en aquel día Jehová su Dios como rebaño de su pueblo; porque como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra

El Apocalipsis 12:2

          Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la

          angustia del alumbramiento.

 

Este simbolismo apunta  a Israel acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne

Romanos 9:4-5, 4que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; 5de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.)

El Apocalipsis 12:3

          También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran

          dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos,

          y en sus cabezas siete diademas;

 

Dragón Escarlata. Este es Satanás Apocalipsis 12:9, 9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Este es Satanás (v. 9); y las cabezas, los cuernos y las diademas nos remiten a 13.1 y 17.3, donde se describe la bestia (el anticristo).

Las siete cabezas pueden representar las siete colinas alrededor de Roma, Apocalipsis 17:9, 9Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,

Los diez cuernos los dedos de la estatua en Daniel 2:42, 42Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.

Las siete diademas en su cabeza.  Son siete reyes sobre la mujer que se sienta sobre las siete colinas.

Apocalipsis 17:10, 10y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

El Apocalipsis 12:4

          y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del

          cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró

          frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de

          devorar a su hijo tan pronto como naciese.

Satanás siempre ha sido un homicida (Juan 8:44) y ahora procura destruir a Cristo. Durante los días del AT Satanás hizo todo lo que pudo para evitar que el Salvador naciera; cuando Jesús nació, trató de matarlo.

Mateo 2;16, 16Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.

El Apocalipsis 12:5

         Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de

         hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para

         Dios y para su trono.

Hay una brecha de por lo menos treinta y tres años entre la primera y la segunda frase del versículo 5 y entre los versículos 5 y 6 tenemos toda la edad de la Iglesia.

El Apocalipsis 12:6

         Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado

         por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos

         sesenta días.

El apóstol Juan hace un resumen de lo que relata con mas detalle en los versiculos 14-17, sobre el esfuerzo de satanas de destruir al Hijo de la mujer y su descendencia (la iglesia de Cristo).

II. La guerra en el cielo (12.7–12)

Los primeros dos capítulos de Job dejan en claro que Satanás tiene ahora acceso al cielo y Zacarías 3 revela que Satanás acusa a los santos delante del trono de Dios. A mediados de la tribulación Satanás será arrojado fuera del cielo y a la tierra. Miguel es el arcángel asignado para proteger a Israel (Dn 10.13, 21; 12:1; Jud 9). Su nombre significa: «¿Quién es como Dios?» Satanás dijo: «Seré como el Altísimo», pero Dios lo derrotó; y ahora Satanás es arrojado fuera del cielo. El versículo 9 lo describe como una serpiente, lo cual nos lleva de nuevo a Génesis 3; la palabra «diablo» significa «acusador», lo cual se relaciona con el versículo 10 y con Zacarías 3; y «Satanás» significa «adversario». ¡Qué enemigo es Satanás! Ha estado acusando a los santos en el cielo, pero estos le han vencido con tres armas: (1) la sangre, que nos limpia de todo pecado, 1 Juan 1.9–2.2; (2) la Palabra, que nos asegura el perdón y es la espada del Espíritu, y (3) su rendición, porque prefieren morir antes que obedecer a Satanás. Hay gozo en el cielo porque Satanás es derrotado; ¡pero habrá un ay en la tierra! El tiempo de Satanás es corto (tres años y medio); entonces será arrojado al abismo sin fin (20.1–3).

III. La ira sobre la tierra (12.13–16)

El gran dragón desciende con gran ira. Puesto que ya no puede acusar más a los santos ante Dios en el cielo, los perseguirá en la tierra. El mentiroso se convierte en león. Enfoca sus ataques contra Israel fundamentalmente. El antisemitismo (persecución de los judíos) es satánico en origen. Egipto persiguió a los judíos; y también lo hizo Babilonia. En los días modernos Alemania masacró a millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial. Dios juzgó a estas naciones. Satanás no pudo matar al Hijo de la mujer, de modo que ahora trata de exterminar a su simiente, el remanente creyente de Israel.

Dios protege al remanente judío (v. 14). Cuando Dios sacó a Israel de Egipto, fue «en alas de águilas» (Éx 19.4). Dios los cuidó en el desierto como un águila madre cuidaría a sus polluelos (Dt 32.11, 12). Su regreso de la cautividad babilónica sería «en alas de águila» (Is 40.31). Dios lleva al remanente creyente a un sitio especial de protección (v. 6) en donde Satanás no puede penetrar.

Satanás entonces usa «agua como un río» para tratar de exterminar a los judíos (v. 15), lo cual quizás sea la persecución de parte de los gentiles. Léase con cuidado el Salmo 124 Sin duda, este salmo lo cantarán los judíos de la tribulación cuando Dios los libre de los ataques de Satanás. Léase también en Isaías 26.20–27.13 otro pasaje semejante. Daniel 11.41 indica que cuando la bestia (inspirada por Satanás) empiece a perseguir a los judíos a mediados de la tribulación, los judíos huirán a lugares de refugio en Edom, Moab y Amón. Los arqueólogos han excavado esta área y han encontrado ciudades labradas en las rocas, perfectos lugares de refugio para Israel. Los judíos fugitivos de Mateo 24.16–21 hallarán seguridad y paz durante los últimos tres años y medio, el período llamado la «gran tribulación».

Una guerra doble está ahora teniendo lugar: Dios está en guerra en contra del mundo incrédulo y Satanás (a través de la bestia) está en guerra contra los santos (13.7). ¡Qué tiempo de conflicto y problemas será este! No es de asombrarse que Jesús dijera: «Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo» (Mt 24.22). «Por causa de los escogidos» (los creyentes judíos) los días tienen límite.

Hay varias lecciones prácticas que aprender de este capítulo. (1) Satanás está en guerra contra los santos y podemos vencerlo sólo mediante la fe en la Palabra de Dios. (2) Satanás es el acusador de los hermanos. Los pecados de los santos le da a Satanás toda la prueba que necesita ante el trono de Dios. ¡Gracias a Dios que tenemos un Abogado en Cristo! (1 Jn 1.9–2.2) Cuando confesamos nuestros pecados, ¡Cristo nos limpia y Satanás es silenciado! (3) Ojalá no nos encontremos acusando a los santos, porque si lo hacemos, estamos del lado de Satanás y no del Señor. «El amor cubre multitud de pecados». (4) Nunca debemos ser culpables de antisemitismo. Los judíos son el pueblo escogido de Dios y si no fuera por Israel, no tendríamos ni al Salvador ni la Biblia. Debemos amar a Israel, orar por su paz y procurar ganar a nuestros amigos judíos para Cristo. Tal vez la nación de Israel no esté siempre en lo correcto políticamente, pero es el pueblo de Dios y tiene una tarea importante que cumplir en este mundo. Debemos orar por la paz de Jerusalén.

 

 

Amen

 

 

Hecho por el Dr. Carlos Uribe